En 2004 se decide desde la dirección potenciar la creación de un patrimonio en renta dentro del Grupo HEXA, creando nuevas sociedades específicas para canalizar estas inversiones, que se centran en el sector terciario (principalmente estaciones de servicio, oficinas y locales comerciales).

El objetivo de esta estrategia es el de obtener unos ingresos recurrentes que den estabilidad al grupo. Además, se prevé realizar una rotación periódica de la cartera mediante la venta, lo que permitirá aflorar las plusvalías acumuladas hasta la fecha.